Elegir entre turismo ecológico o rural

Para unos se trata de dar un sabor, una chispa diferente a las vacaciones, de pasarlas alejados de los destinos turísticos más habituales y concurridos; para otros es el último recurso, hasta ahora, que quedaba por explotar. Hacer vida sana, laborar en el campo, compartir vivienda con los señores del castillo o de la granja…

turismo ecológico o rural

Primero fue el turismo romántico, ese que retratan tan bien las películas inglesas: aquellos viajes desde Gran Bretaña a las exóticas Italia o España. Convivía con él esa otra modalidad reservada a las grandes capitales: el gran turismo a bordo de trenes continentales, de trasatlánticos o incluso de los grandes hidroaviones que amarraban en el lago Victoria. Esa estampa romántica se fue llenando poco a poco de gente hasta que fue difícil, casi imposible encuadrar una fotografía en la que no saliera algún turista.

Sobre este telón comenzó a desarrollarse, hace un decenio, un turismo centrífugo e interior, una forma diferente de viajar y visitar países: el turismo rural, en todas sus vertientes y posibilidades. Comenzó de forma tímida, pero su expansión ha sido tan rápida, que corre el peligro de enfermar del mismo mal que aquejaba a las modalidades anteriores: la masificación.

Sin embargo, no se trata sólo de pasar las vacaciones o unos cuantos días de ellas en sitios favorecidos por el paisaje y apartados de las rutas turísticas al uso, sino de conocer los lugares conviviendo con sus moradores, compartiendo el salón con los dueños de la casa y, si se quiere, participando en tareas agrícolas o ganaderas cuando éstas sean las actividades habituales de la hacienda.

El riesgo fundamental que se cierne sobre esta forma de turismo es el derivado precisamente de su éxito. Si funciona bien y los ingresos por esta partida son considerables, el futuro puede deparar una mayor presión turística y la reconversión de un buen número de pensiones y hoteles.

Sé el primero en comentar en "Elegir entre turismo ecológico o rural"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*