Influenza: más conocido como gripe

Esta enfermedad causada por el virus de influenza (ortomixovirus) puede afectar al aparato respiratorio superior (nariz, garganta y bronquios), al inferior (pulmones) o a los dos. Se contagia de personas enfermas a sanas por la transmisión de los virus a través de las vías respirtorias, por medio de pequeñas gotitas de saliva que se desprenden de las personas al toser o al hablar.

Influenza como gripe

Existen tres tipos de virus causantes de la gripe: A, B y C. El más importante es el A porque produce las epidemias más extensas y más graves; los otros dos virus producen la enfermedad esporádicamente. Una vez que el virus ha ingresado al organismo, después de un corto período de incubación de 1 a 3 días, podrán aparecer los síntomas de gripe que serán leves, moderados o severos según el tipo de virus y el estado de salud de la persona afectada.

El paciente contagia desde 1 día antes del comienzo de los síntomas y durante los 7 días siguientes. SÍNTOMAS: son los característicos de la gripe: aparición de fiebre alta (39º a 40º), escalofríos, dolores de cabeza importantes, ojos llorosos, molestias musculares, catarro nasal, moqueo y tos seca. Una vez manifestada aparecerá dolor en la garganta, congestión nasal y una tos más notoria.

Complicaciones: La gripe es una enfermedad aguda que, por lo general, se resuelve al cabo de unos días sin un tratamiento específico. Sin embargo en los enfermos crónicos o las personas de edad avanzada se puede complicar por la acción producida por el propio virus de la gripe, por una sobreinfección bacteriana o por las dos causas a la vez.

Cuando la gripe no cede, sino que, por el contrario, se agrava con un nuevo aumento de la temperatura, dificultad para respirar (disnea) y coloración azulada de la piel del paciente (cianosis), se debe pensar en una neumonía. El médico, para establecer un tratamiento, necesita saber si ha sido producida por el virus de la gripe o por una bacteria que aprovechó la ocasión para atacar al organismo.

Tratamiento de la gripe o influenza: En caso de gripe no complicada deben administrarse los mismos medicamentos que se utilizan para las cefaleas y la fiebre. Es necesario hacer reposo y asegurar una hidratación adecuada durante la fase aguda y reincorporarse a la actividad gradualmente una vez resuelto el problema.

Prevención: para prevenir la gripe existe una vacuna que administrada cada año antes del comienzo de la estación invernal (mes de marzo para los que viven en el hemisferio sur), estimula las defensas del organismo convirtiéndose en la prevención más efectiva.

Aquellas personas mayores de 65 años o con enfermedades pulmonares crónicas o cardiopatías deben recibir esta vacuna.

Sé el primero en comentar en "Influenza: más conocido como gripe"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*